La negativa a someterse a la prueba de alcoholemia.

Hay una cuestión que muchos clientes me trasladan cuando estamos en el juzgado de guardia ocupándonos de su delito de alcoholemia.

¿Y si me hubiera negado a realizar la prueba? ¿Pueden obligarme? ¿Serían peores las consecuencias?

Para ello debemos conocer que este tipo de conducta tiene su propia regulación en el código penal, concretamente en el artículo 383 dentro del capítulo IV de los delitos contra la seguridad víal:

El conductor que, requerido por un agente de la autoridad, se negare a someterse a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas a que se refieren los artículos anteriores, será castigado con la penas de prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Como vemos, el delito se produce cuando como conductores nos negamos a someternos a las pruebas legalmente establecidas para la comprobación de las tasas de alcoholemia y la presencia de las drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas, habiendo sido requeridos por un agente de la autoridad, y la condena conlleva penas de prisión de hasta un año y la privación de conducir de hasta cuatro años.

¿Nos compensa la condena por este delito en lugar de la que conlleva la comisión de un delito de alcoholemia?

Para ello debemos acudir al artículo 379.2 dentro del mismo capitulo, el cual dice los siguiente:

Con las mismas penas (del artículo 379.1) será castigado el que condujere un vehículo de motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso será condenado con dichas penas el que condujere con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

Las penas contenidas en el artículo 379.1, las cuales hacen referencia al delito de alcoholemia y a conducir con un exceso grave de velocidad, son: la pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Por tanto, uno puede ver a simple vista que la principal diferencia entre ambos delitos es que la negativa a someterse a la prueba lleva aparejada la pena de prisión más retirada de carnet, mientras que el delito de alcoholemia puede conllevar penas de prisión (inferiores) o multa o trabajos en beneficio de la comunidad. Siempre uno de los tres castigos, junto a la retirada del carnet prevista en la ley, la cual es ineludible en ambos casos.

A priori, ante el supuesto planteado en la entrada del blog, parece evidente que lo que más nos puede convenir es someternos a la prueba de alcoholemia y no negarnos a la misma. Pues, en primer lugar, no toda tasa positiva supone la comisión del delito, si no sanciones administrativas, y las consecuencias en comparación con la negativa son menos perjudiciales, pues la pena de prisión es inferior, y, o pueden condenarnos con una multa o, en todo caso, con trabajos en beneficio de la comunidad.

Es trabajo del abogado en primer lugar defender al cliente de la comisión de dicho delito, y en caso de que haya quedado acreditado el mismo con pruebas irrefutables, luchar por la condena que más le pueda convenir, ya sea el pago de una multa (también defendible las cantidades) o la cantidad de días de trabajo en beneficio de la comunidad a prestar por parte del condenado. También el tiempo de retirada del carnet.

Por último comentar que se puede dar un supuesto aún más indeseado, y es encontrarnos con una condena doble al negarnos a realizar la prueba. Si los agentes de la autoridad consideran que conducíamos bajo los efectos de las bebidas alcohólicas al observar nuestra conducción y/o presentar síntomas externos de ingesta de alcohol (halitosis, andar vacilante, dificultad en el habla, ojos rojos etc), podrían condenarnos por ambos delitos si nos negamos a someternos a la prueba, pues la mera concurrencia de síntomas de ingesta a ojos de los agentes de la autoridad podría bastar para condenarnos por la comisión del artículo 379.2, sin necesidad de hacernos la prueba para acreditar dicho extremo. Pese a encontrarnos en el mismo capitulo del código penal, y proteger el mismo bien jurídico – la seguridad en el tráfico – no lo hacen con las mismas connotaciones y por ello, no operaría el non bis in idem, por tanto, nos podrían condenar por ambos delitos si se dan los requisitos necesarios para ello. Así lo estableció el Pleno de la Sala Segunda del Tribunal Supremo en su Sentencia 419/2017, de 8 de junio.

En conclusión, nosotros recomendamos siempre que la mejor opción es someterse a la prueba, y posteriormente, en caso de que esta arroje un resultado que pueda suponer un delito de alcoholemia, contar con la ayuda de un abogado que nos oriente y nos ayude a encontrar la mejor solución posible dentro del abanico de posibilidades que el código penal contempla, que como hemos visto son variadas y las consecuencias pueden variar ostensiblemente.

En nuestro despacho somos especialistas en delitos contra la seguridad vial y puede contar con nuestros servicios para ocuparnos de su tema y encontrar la mejor solución posible, ya sea defendiendo la inocencia en la propia comisión del delito, o en el caso en que no sea posible, la condena menos perjudicial para sus intereses.

Photo by Pixabay on Pexels.com


Sigue mi blog

Recibe nuevo contenido directamente en tu bandeja de entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: